Que comer y que no comer

La comida “chatarra” es un enemigo para la salud del hombre y cada día se incrementa más su consumo conllevando riesgos en la salud de la población en general. Debemos saber y comprender que nuestra salud depende en gran parte de lo que habitualmente comemos, es decir de los alimentos que forman parte de nuestra dieta regular y diaria. Es así, que si nuestra alimentación habitual se compone de alimentos utraprocesados, ricos en grasas, bajo en nutrientes y de cocción en frituras, de seguro que en el mediano o largo plazo nuestro cuerpo manifestara las consecuencias en la salud. Dicho esto hablemos de ¿Cuáles son los alimentos y comidas que deberíamos solo consumir ocasionalmente?

  • Las gaseosas común o regular: un vaso de 250 mililitros equivale a 10 cucharadas de azúcar. Es fácil de beber y cuando comenzamos no podemos detenernos, por lo que es preferible que la evitemos de por sí.
  • Las gaseosas dietéticas o zero azucares: si bien estas bebidas son libres de azucares, contienen elevadas concentraciones de sodio y aspartamo. Este último un endulzante artificial que reemplaza el azúcar de las bebidas carbonatadas convencionales. El exceso de sodio, favorece la retención de agua, por lo que nos hinchamos.
  • Las papas fritas: son ricas en grasas trans, la que todo nutricionista nos dice que debemos evitar y consumir lo menos posible. Son malas, como se dice comúnmente y además, sumado a esto contienen acrilamida.
  • Las frituras: contienen acrilamida, una sustancia potencialmente cancerígena para el ser humano.
  • Los palitos de maíz: están preparados con alimentos transgénicos y grasas, por lo que no conllevan ningún beneficio su ingesta.
  • El helado: pura azúcar, crema (alto contenido de grasas) y colorantes artificiales.
  • El tocino y panceta: el consumo regular de ambos, aumenta el riesgo de enfermedades cardiacas por el gran contenido de grasas que presentan y que predisponen a la formación de placas de ateroma que se adhieren a las paredes arteriales disminuyendo la luz, que genera una alteración del flujo sanguíneo.
  • Los panchos: están compuestos por carne procesada que generan un aumento del riesgo de cáncer de páncreas.
  • Las donas y facturas: el 35% de su composición es de grasas malas o saturadas.
  • La pizza congelada: la harina con la que se elabora es refinada y además está llena de conservantes para que perdure más tiempo.

¿En que se convierte la comida que comemos?

Hablemos ahora de lo que pasa con los alimentos que consumimos, ¿en que se convierten?, porque y para que son necesarios en nuestro organismo y cuales no son ni siquiera indispensables y podríamos vivir tranquilamente sin ellos que estaríamos bien de salud igual.

Empezando de atrás para adelante, tenemos los alimentos que son carentes de nutrientes y que no los necesitamos para poder llevar una vida sana y saludable. Estos corresponden a los primeros que mencionamos “la comida chatarra”. Esta tranquilamente la podemos suprimir que no pasaría nada. Ahora bien, si sos de esas personas fanáticas de este tipo de comida, lo mejor sería que su ingesta sea ocasional y no habitual.

Dentro de los alimentos que si requerimos para una vida sana tenemos:

  • Huevos, lácteos, quesos, carnes rojas y blancas
  • Cereales e hidratos de carbono preferentemente integrales
  • Frutas y verduras
  • Legumbres, pescado y frutos secos

El primer grupo de esta  corta lista, es decir los huevos, lácteos, quesos y carnes rojas y blancas, son fuente proteica principalmente. Ayudan al organismo a incorporar aminoácidos (unidad estructural de las proteínas), que se transformaran en musculo en nuestro cuerpo. Esto quiere decir, que su aporte es fundamental. El segundo grupo lo componen los cereales e hidratos de carbono o carbohidratos como muchos lo llaman. Estos se digieren como azucares complejos, a azucares simples. Se convierten en grasa y fuente de energía inmediata para poder nutrir al cerebro e indispensables cuando nuestra actividad física se incrementa. Las frutas y verduras, que se encuentran en el tercer ítem de nuestra lista. Son fuente rica de vitaminas, minerales y oligoelementos. Además de digerirse como estos compuestos, ayudan al cuerpo a estar en forma, hidratado y con vitalidad. No sentirse pesados y en muchas ocasiones brindar saciedad.

Los frutos secos, pescado y las legumbres (cuarto lugar en la lista), se digieren como ácidos grasos esenciales, saludables y del tipo de omega 3. Se convierten en nuestro cuerpo tras su metabolización en colesterol del que llamamos bueno, es decir el HDL.

Ahora que hemos hablado de que aporta cada alimento a nuestro cuerpo y en que se transforma, hagamos hincapié en las grasas y aceites. ¿Cuáles comer, cuáles abandonar?.

Limpiar tu dieta al incluir las grasas y aceites correctos es esencial para desintoxicar tu cuerpo y ser saludable de adentro hacia afuera. De esta manera hablemos en primer término de cuales debes consumir. Los aceites saturados para calor y las grasas insaturadas para uso en frio son las que debes incorporar.

Saturadas para calor

Grasas no animales, orgánicas y no refinadas son la opción ideal. Dentro de estas se incluyen el aceite de coco y el aceite de palma. En cuanto a las grasas de origen animal, orgánicas tenemos: la mantequilla, ghee (mantequilla clarificada), manteca de cochino, manteca de res, manteca de cordero, lácteos enteros, huevos, carnes y mariscos.

 Insaturadas para uso en frío

En este grupo de comida encontramos al aceite de oliva, aceite de sésamo, aceite de nueces, aceite de linaza y hemp, así como también el aguacate, nueces y semillas, incluyendo las mantequillas.

Ahora vamos a referirnos a aquellas grasas y aceites que deberías dejar a un lado y evitar. Dentro de estas incluimos a las grasas saturadas e insaturadas. Dentro de las primeras tenemos aquellas hechas por el hombre, que nunca son saludables como: margarina, aceites hidrogenados y parcialmente hidrogenados y las grasas. Estas últimas son fáciles de conseguir y potencialmente dañinas.

Dentro del grupo de las grasas insaturadas están los aceites altamente procesados y que se oxidan fácilmente con la luz, aire o calor. Consumir este tipo de aceites oxidados tampoco nunca es saludable. Incluyen: el aceite de canola, aceite de maíz, aceite de soja, aceite de semilla de uva, aceite de girasol y aceite de salvado de arroz.

Ahora que ya tienes toda la información acerca de los alimentos buenos y malos para el consumo del hombre. En que se transforman al ingresar en nuestro cuerpo y que beneficios y propiedades contiene cada uno de ellos, la decisión es tuya de como prefieres llevar adelante tu alimentación. Nadie puede obligarte a como comer, pero ten en cuenta que de esto depende gran parte cuan saludable este tu cuerpo, con mayor vitalidad, mejor funcionamiento de tus órganos.

Entonces, ¿Qué elegís para tu alimentación regular y diaria?, ¿saludable o no saludable?, ¿chatarra o comida orgánica?